ÍndiceFatal ZeroCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Afiliados Normales


Afiliados V.I.P


La boca del infierno
Staff


Navegación





People Online


Utimos Temas


Top 10 posteadores



Comparte | 
 

 Peliculas de Hayao Miyazaki

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje

PrincessDiana
Experto Rule of Rose
Experto Rule of Rose

favorito : fatal frame III
camara obscura : fatal frame 2 Camera Obscura
Cantidad de envíos : 445
Edad : 32
Localización : Pss detras del teclado
Fecha de inscripción : 28/10/2010

MensajeTema: Peliculas de Hayao Miyazaki   Jue Oct 28, 2010 9:14 pm

Bueno, yo queria dejar un aporte con las mejores peliculas de anime que he visto en mi vida (por lo menos en mi opinion)

Las siguientes peliculas son del gran Hayao Miyazaki.

El viaje de Chihiro

Chihiro y sus padres se habían visto obligados a mudarse a otra ciudad. Mientras que su padre conduce, cojen un tunel por el cual se pierden, internándose en un bosque que terminaba frente a un edificio que tenía un túnel en su interior. Del otro lado del túnel descubren un pueblo aparentemente abandonado; la familia decide ir a mirar y conocer el tan extraño lugar, encontrando así un restaurante vacío, en el cual deciden quedarse a comer. Mientras que los padres de Chihiro están comiendo, ésta se aleja de ellos, la noche cae rápidamente y un chico misterioso llamado Haku aparece y le ordena a la niña que se marche de allí con sus padres antes de que comience a anochecer.

Chihiro corre en busca de sus padres, mientras que al caer la noche toda la ciudad cobra vida, encendiéndose los faros y apareciendo seres de formas extrañas y oscuras; pero para su sorpresa y horror, sus padres habían sido convertidos en dos enormes cerdos. Atemorizada, . Haku le dice que para no desaparecer debe comer algo de ese mundo y le ofrece una baya. Después, la lleva secretamente a una casa de baños termales. Haku entonces le dice que debe conseguir un trabajo en la casa de baños termales de la bruja Yubaba, hasta que él pueda ayudarle a recuperar a sus padres y a escapar de allí.

Con la ayuda de Kamajii, un hombre que posee seis brazos y de una muchacha llamada Lin, una de las trabajadoras de la casa de baños termales, Chihiro convence a Yubaba para que le dé un trabajo; pero a cambio Chihiro tiene que darle su nombre a Yubaba para que esta pueda mantenerla a su servicio por siempre, por lo que le da posteriormente el nombre de «Sen». Más tarde Haku la lleva a ver a sus padres en el granero, donde le da a Chihiro un papel en el que está escrito su verdadero nombre, advirtiéndole que si no recordaba su nombre real no podría ir a su mundo. Chihiro comienza a trabajar junto con Lin, ayudando a bañar a uno de los espíritus, «El Dios pestilente». Chihiro baña con éxito al espíritu, y se revela que el espíritu era en realidad «El Dios del río», el cual agradece a Chihiro con miles de piezas de oro y una baya curativa hecha de hierbas especiales. Más tarde Chihiro descubre que la verdadera forma de Haku es un dragón japonés, ya que los pájaros de papel de Zeniba (hermana gemela de Yubaba) comienzan a atacarlo y lo dejan mal herido, debido a que Haku había robado un sello mágico de Zeniba, siguiendo órdenes de Yubaba. Los intentos de Chihiro de ayudar a Haku a recuperarse con la baya que le había dado el dios del río no prosperan, pues Zeniba había protegido el sello con un potente hechizo, de modo que quien robara el sello muriera, por lo que Chihiro decide a viajar a la casa de Zeniba para devolverle el sello, esperando romper la maldición.

Chihiro hace un viaje en tren a través de ese extraño mundo, junto a «Sin cara», un extraño espíritu que aterrorizaba la casa de aguas termales e intentaba ganar el afecto de Chihiro y de Boh, el bebé gigantesco de Yubaba, quien ha sido transformado en un ratón por Zeniba. El grupo llega la casa de Zeniba, donde descubren que ella es amistosa y que fue Yubaba quien colocó la maldición dentro de Haku. Sin embargo, el amor de Chihiro y los cuidados que le dispensa rompen el encantamiento. Zeniba hace una cinta especial a Chihiro para que se recoja el cabello, demostrándole que sus amigos están con ella, así como para protegerla, y le ofrece a Sin cara permanecer en el hogar de ella como su ayudante. Haku, ahora recuperado, lleva a Chihiro de vuelta a la casa de baños termales, explicando que Yubaba volverá a sus padres a la normalidad y que permitirá a los tres abandonar dicho lugar, todo a cambio de devolver a Boh. Mientras viajan en la forma de dragón de Haku, Chihiro recuerda que su madre le había contado que una vez cuando ella era pequeña se había caído en un río, el cual se llamaba el Río Kohaku, lo cual le permite descubrir la verdadera identidad de Haku, y este recupera su forma humana y revela que su verdadero nombre es 'Nigihayami Kohaku Nushi. En la casa de baños termales, Yubaba indica que Chihiro debe pasar por una tarea más; que consiste en identificar entre varios cerdos cuáles son sus padres. Chihiro pasa la prueba y obliga a Yubaba a cumplir su promesa de dejarlos ir a ella y a su familia. Haku la escolta a la entrada del mundo humano, diciéndole que sus padres la están esperando en el otro lado, pero en el trayecto le pide que no mire hacia atrás. Al final la familia se reúne y vuelve a su automóvil, el cual ahora está polvoriento; para así continuar el camino a su nuevo hogar.




El castillo ambulante

es una joven que trabaja en la sombrerería que heredó de su padre cuando éste falleció. Un día, mientras camina por un estrecho callejón, se ve acosada por dos soldados que pretenden no dejarla marchar. En ese momento, aparece un joven misterioso y apuesto, que le ayuda a librarse de los soldados, pero de repente unas extrañas criaturas negras, que salen de todos lados, comienzan a perseguirlos. El joven no es otro que el mago Howl, del cual se dice que roba los corazones de las jóvenes bellas.

Sophie escapa gracias a él, pero la dueña de las criaturas que perseguían a Howl, la Bruja del Páramo, la toma por amiga del brujo, y para vengarse de él, le echa una maldición a la joven: le da el aspecto de una anciana de noventa años, además de impedirle contarle a nadie nada sobre la maldición. Si lo intenta su boca se mantiene cerrada por causa del hechizo, y le es imposible.

Sophie decide entonces irse de su casa. Después de un rato de camino se encuentra con un espantapájaros, al cual llama "Cabeza de nabo" (Navet) que también está hechizado, desvelándose al final su verdadera identidad. Navet le consigue a Sophie un bastón, ya que le costaba caminar por su edad, después de darle las gracias le pide un lugar donde pasar la noche. Apareciendo después acompañado del "Castillo de Howl".

Una vez en el castillo, Sophie conoce a un demonio de fuego llamado Calcifer atrapado por un pacto con Howl dentro del castillo, el cual dirige y mantiene en pie. Además, allí encuentra también al joven aprendiz de mago, Markos (Marukuru en la versión original), un chico tan desordenado como su maestro, pero de buen corazón. Calcifer, se da cuenta del hechizo sobre Sophie sin que ella se lo diga, promete deshacer el hechizo, pero a condición de que ella le libere del hechizo que le une a Howl.

Sin embargo, la guerra entre dos países se avecina, y Madam Suliman, hechicera del rey de uno de ellos, y maestra de Howl, llama a su antiguo discípulo para que luche, cosa a la que él se niega, con lo que se convierte también en alguien buscado por los secuaces de Suliman, además de por los de la Bruja Calamidad, la cual es también llamada por Suliman a palacio, pero con otro propósito. Para proteger a Sophie, Howl decide ir a la guerra; la joven se debate entonces entre la duda, pues ella ama a Howl una vez que le conoce bien.

Cuando fue Sophie a ver a Madam Suliman se encontró llegando al castillo con la bruja Calamidad, la cual le dice que solo puede hacer maldiciones, pero no quitarlas. Una vez en el castillo, la bruja Calamidad se sienta en una silla de una habitación, (la cual era una trampa para Howl), y así fue despojada de sus poderes, sin ellos volvió a su verdadera edad. Luego Sophie fue a hablar con Madam Suliman y fue cuando apareció Howl que le había dicho a Sophie que la iba a acompañar transformado en algo. Después de eso, Howl y Sophie, escaparon de la magia de Madam Suliman acompañados de la envejecida y sin poderes, bruja Calamidad y el perro de Madam Suliman que se une al grupo. La bruja calamidad busca a Howl porque quiere su corazón, ya que él una vez salió con ella porque creyó ver algo interesante, pero se dio cuenta que no lo era en absoluto y huyó, como siempre. Al llegar al castillo Sophie estrella la avioneta en la que se había ido. Al llegar Howl, medio transformado en un ave, totalmente cansado de luchar en la guerra se va a su cuarto y Sophie se se despierta, lo busca en su cuarto y al verlo ella le dice que quiere ayudarlo, él contesta que es demasiado tarde y se va. Al día siguiente Howl repara la pared y le muestra a Sophie su cuarto (en la tienda de sombreros, ya que, la casa está situada allí ahora) un jardín secreto y otras cosas, mientras esto ocurre Sophie recupera su juventud aunque su cabello permanece blanco. Howl se va, a defender el pueblo, y Sophie se da cuenta de que lo ama y de que Calcifer se está apagando. Y recuerda que Calcifer le había dicho que no le quedaba mucho tiempo a Howl. Saca a Calcifer del castillo y le pide que mueva lo que queda de él y al ver La Bruja Calamidad donde tenía Calcifer el corazón de Howl lo toma y ella se empieza a quemar. Para ayudarla, Sophie le echa un balde de agua encima pero apaga a Calcifer y el castillo se divide en dos, arrojando a Sophie y al perro de Madam Suliman a un acantilado. Al caer ella empieza a llorar y el anillo que le había dado Howl empieza a brillar, entonces sabe que Howl está cerca. El anillo la guía a una puerta y ve el pasado de Howl, lo ve en el Jardín y lo ve coger una estrella y tragarsela (la que era Calcifer y le da su corazón). Al salir Sophie de la puerta encuentra a Howl tranformado en ave y le da un beso (ella a él) y le pide perdón por haberse tardado tanto, luego le pide que la lleve con Calcifer y al llegar a donde estaba él se desploma y regresa a su figura humana. Sophie le pide a La Bruja Calamidad el corazón de Howl y, al final, se lo da y Sohie le regala un beso de agradecimiento. Sophie le dice a Calcifer (con el corazón de Howl) que si esto le beneficiaría y el dice que sí. Ella le devuelve el corazón a Howl, pero antes de despertar los restos del castillo se caen y sobreviven gracias al espantapájaros que Sophie había conocido. Al darle las gracias esta le da un beso y se convierte en un hombre, que resulta ser el príncipe del país vecino que gracias al beso del verdadero amor de Sophie rompió el hechizo. En ese momento Howl se despierta y se queja de un peso en su pecho, Sophie le dice que un corazón es un gran peso y Howl le dice que su cabello brilla cual la luz de las estrellas, que era hermoso. Sophie lo abraza y le dice que lo quiere. Y el príncipe regresa a su país con el argumento de que hará detener la guerra y que regresará. Todo esto es visto por Madam Suliman por medio de una bola de cristal, algo molesta, dice "Conque Howl encontró a su amor, pequeño traidor" y al terminar de ver la despedida manda llamar al primer ministro para detener la guerra sin sentido. Al final podemos ver el casillo de Howl en los cielos con La Bruja sentada en el jardín viendo a Markos y al perro de Madam Suliman jugar, y lejos en un balcón del castillo a Sophie y a Howl (Sophie con su cabello corto, sin la maldición) viendo el cielo y después besándose.



La princesa Mononoke

La tierra natal de Ashitaka

El último príncipe Emishi (ainu), Ashitaka, salva a su aldea del asalto de un Tatarigami, un demonio que destruye todo lo viviente tan solo a tocarlo. Usando su arco, Ashitaka le da muerte aunque es herido por este, dejando una oscura marca en su brazo. Al observar el cadáver del monstruo, Ashitaka descubre que en realidad era el dios jabalí Nago, que por medio del sufrimiento y el odio fue maldito hasta convertirse en Tatarigami. Ashitaka consulta a los ancianos de la aldea, temiendo por su vida al sospechar que la herida dejada por el demonio en su mano le haya transmitido su maldición. Ellos descubren una enorme bola de hierro en el cuerpo de Nago, y deducen que podría ser la causa del sufrimiento del jabalí que le llevo a la locura. La anciana del pueblo relata a Ashitaka que aunque su herida sólo cubre su brazo, se irá extendiendo por el cuerpo de Ashitaka hasta que muera. La maldición es un arma de doble filo, ya que en los momentos en los que se deje llevar por el odio obtendrá una fuerza increíble a cambio de que la maldición se propague más rápido. Cuando esto ocurre, su brazo se llena de gusanos negros retorciéndose, similares a los que tenía Nago.

La anciana recomienda a Ashitaka viajar hacia el oeste con la intención de ir a la tierra natal de Nago y encontrar el lugar del que proviene la misteriosa bola de hierro, en busca de una cura. También le advierte de que durante su viaje deberá "ver con los ojos vacíos de odio". Al aceptar su destino tiene que aceptar también su exilio de su tierra natal, a la que no podrá volver nunca más y dejará a los Emishi sin heredero. Ashitaka monta a Yakul, su leal ciervo rojo y se dispone a partir sin mirar atrás, ya que está mal visto en la aldea despedirse de alguien que parte al exilio. Sólo una persona despide a Ashitaka, una chica a que él llama "hermana pequeña", quien le regala una daga de cristal para que no se olvide de ella.
[editar] Viaje a la ciudad del hierro

En su viaje hacia el oeste Ashitaka ve como unos samuráis saquean un poblado indefenso. Ante tal injusticia, intenta distraerlos usando su arco, pero en ese momento se activa la maldición y le otorga a la flecha un poder sobrenatural. Aunque él sólo pretendía distraer a los samuráis, la maldición hace que su disparo vaya con tal fuerza que arranque los brazos de uno de ellos y decapite a otro. Tras esto, Ashitaka descubre que cuando la maldición aflora, la marca se extiende por su cuerpo con mayor velocidad.

En la siguiente aldea se encuentra con un extraño monje, Jigo, salvado por Ashitaka durante el ataque anterior. Tras mostrarle el trozo de metal extraído de Nago, el monje le comenta que quizá encuentre respuestas en un lugar llamado "La ciudad del hierro".

Mientras tanto, en una colina no muy lejana, una manada de kamis del clan del lobo[2] que asaltan a una caravana que transporta arroz a la ciudad del hierro. Uno de los lobos es montado por una mujer, la princesa Mononoke. La lider de la manada, Moro, madre de los otros lobos del grupo recibe un disparo de Lady Eboshi, la dirigente de la Ciudad del Hierro, y cae rodando por la colina.

En su camino hacia la Ciudad del Hierro, Ashitaka pasa por debajo de la colina donde tuvo lugar el combate y donde han caído parte de los heridos y muertos. Ashitaka ve a la princesa Mononoke escupiendo la sangre de la herida de Moro con la intención de sanar la infección y purificarla. Trata de hablar con ella, pero esta sólo le dice que se vaya.

Algunos kodamas, o espíritus del bosque, aparecen y Ashitaka les pide ayuda. Ellos lo guían a través del bosque, y lo conducen a él y a los dos heridos supervivientes a la ciudad del hierro.
[editar] La ciudad del hierro

Ashitaka finalmente llega a la ciudad del hierro donde se encuentra con Lady Eboshi, quien le desvela gran parte de los detalles relacionados con su maldición. La ciudad del hierro lleva mucho tiempo en guerra con los animales del bosque debido a la tala de árboles para extraer el metal de las minas. Los animales, furiosos por la destrucción de su hábitat, han emprendido una guerra contra los humanos. Así, en una batalla entre el clan de los jabalíes y los humanos, Eboshi hirió con su fusil a Nago causándole dicha maldición. Ashitaka se enfada por el comportamiento destructivo de Eboshi, sobre todo porque le ha afectado a él. Más tarde se da cuenta de que Eboshi ha creado en la ciudad del hierro una comunidad donde grupos sociales como los leprosos o las prostitutas son tratados por igual; situación que sólo podrá mantenerse si se continúa con la extracción de hierro.

San, la princesa de los lobos (princesa Mononoke) ha intentado varias veces asesinar a Lady Eboshi con la idea de que la ciudad caería sin su liderazgo. Mientras Ashitaka está en la ciudad, San hace una de estas incursiones, dispuesta a retar a un duelo a Eboshi. Ashitaka se da cuenta de que el duelo es una trampa de la gente de la ciudad y lo detiene. Tras dejar a ambas inconscientes, toma a cuestas a San e intenta dejar la ciudad. Una de las mujeres le dispara sin querer. Aun así, Ashitaka continúa caminando con San a cuestas, a pesar de perder mucha sangre. Finalmente usa la fuerza de su maldición para abrir la puerta de la ciudad (que normalmente necesita la fuerza de diez personas para ser abierta) y deja la ciudad del hierro montado en Yakul.
[editar] En el bosque

Mientras Ashitaka se va de la ciudad de hierro llevando a San, pierde la fuerza de la maldición y se cae de Yakul. Los dos lobos "hermanos" de San intentan comerse a Ashitaka, pero San los detiene. Por un lado, está furiosa porque Ashitaka interrumpió su ataque a Eboshi, pero por otro está confusa porque él no parecía estar del lado de Eboshi y le extraña ver a un humano ayudarle. San le pide que se explique si quiere seguir vivo. La explicación le enfurece aún más, ya que ella se considera un lobo y está dispuesta a morir por su causa. Cuando San está a punto de darle un golpe mortal, Ashitaka le dice que es hermosa, antes de caer inconsciente. Un grupo de monos aparecen dispuestos a comerse a Ashitaka para según ellos "adquirir su fuerza", pero ella los detiene.

San, que finalmente siente compasión por él, decide llevar a Ashitaka al gran estanque sagrado escondido en el corazón del bosque. Deja tumbado a Ashitaka en una pequeña isla en el centro del lago y planta un pequeño tallo al lado de su cuerpo como ofrenda. Después intenta liberar a Yakul, pero el alce rechaza la oferta y se queda junto a su amo. Finalmente, el espíritu del bosque, Shishigami, aparece ante la solicitud de San. Shishigami cura la herida de bala de Ashitaka con un toque de su boca, pero no su maldición.

Al día siguiente, el dios jabalí Okkotonushi (Okkoto en algunas traducciones) y su manada llegan al bosque de Shishigami tras varios meses de viaje. Su objetivo es matar a todos los humanos y proteger el bosque, o morir intentándolo, consiguiendo aquello en lo que Nago fracasó. Cuando Ashitaka se ha recuperado totalmente, Moro le dice que abandone el bosque o le matará. Moro desprecia a los humanos, pero no con tanta pasión como San.
[editar] La guerra

Ashitaka está preocupado por San y por el bienestar del bosque, pero por otra parte simpatiza con la gente de la ciudad del hierro. Intenta ser mediador en el conflicto y encontrar una solución que satisfaga a ambos bandos, pero tanto Eboshi como San están cegadas por el odio y finalmente no consigue evitar que comience la guerra.

La guerra tiene lugar a tres bandos. Un poderoso samurái, Asano, ha mandado a sus tropas a atacar por sorpresa la ciudad, demandando la mitad de todo el hierro. En tanto, el clan de Okkotonushi prepara sus fuerzas para su propia guerra. Lady Eboshi sabe que sus principales enemigos son los humanos, y no bestias o dioses, ya que estos son más traicioneros y sus armas son más poderosas que las garras o los colmillos. Eboshi se alía con los Jibashiri, los agentes del emperador que han llegado a la ciudad dirigidos por el monje Jigo para derrotar a los jabalíes y matar a Shishigami. El emperador cree que la cabeza del espíritu del bosque le otorgará la inmortalidad y está dispuesto a pagar gran cantidad de oro por ella. Eboshi deja a las mujeres defendiendo la ciudad, ya que está segura de que son lo suficiente fuertes como para defenderse. Toma esta decisión en parte porque sabe que sus hombres son buenos cazadores, pero también porque sabe que la traicionarían una vez su trabajo haya acabado.

Los jabalíes, a pesar de su gran número, caen en las minas de los humanos. Solo Okkotonushi, gravemente herido, sobrevive. Para matar al Shishigami, los Jibashiri utilizan las pieles de los jabalíes para engañar y confundir a Okkotonushi, que es ciego. Cuando este los huele y escucha, cree que son los espíritus de sus guerreros que han regresado de la muerte y busca al Shishigami para que los reviva. Antes de que Okkotonushi pueda llegar a la isla, los Jibashiri intentan acabar con él, lo que causa que su odio lo sobrepase. Entonces se convierte en un demonio, con muchos gusanos rojos de odio alrededor de su cuerpo. San intenta expulsar a estos gusanos del jabalí, pero un cazador dispara a San que queda inconsciente y es engullida por los gusanos demoníacos de Okkotonushi que corre hacia el lago sagrado.

Ashitaka siente que San está en apuros. Con uno de los hermanos-lobo de San, rescatado del campo de batalla, Ashitaka entra en el bosque para buscar a San. Durante su búsqueda, se encuentra con Lady Eboshi y le avisa de que el samurái Asano está atacando la ciudad del hierro. Los hombres de Eboshi vuelven hacia la ciudad, pero ella continúa en su caza del Shishigami. Cuando Ashitaka encuentra a San, Okkotonushi ya ha llegado a la isla sagrada. Ashitaka intenta salvar a San de los gusanos, pero Okkotonushi tira a Ashitaka al agua. Moro, que estaba inconsciente a causa del progreso de la infección causada por el rifle que la hirió, despierta y corre hacía Okkotonushi, gritando que suelte a su hija. Moro consigue sacar a San de la oscuridad del jabalí, usando la poca fuerza que le queda para salvar a San en lugar de luchar contra Eboshi. Ashitaka coge a San de la boca de Moro y la sumerge en el agua para liberarla de los gusanos malditos que quedaban en su cuerpo.
[editar] El Espíritu del Bosque

El espíritu del bosque aparece, este recibe un disparo pero no le mata y sigue hasta llegar a aquel jabalí endemoniado que en su día fue un gran líder. El espíritu alivia su pesar quitándole la vida y la maldición, mientras Moro aparentemente muere, pero sólo se desmaya por el dolor y el cansancio. El espíritu se dispone a cambiar después de esto, pero en plena transformación recibe un disparo de Eboshi que separa su cabeza de su cuerpo. El espíritu y el caminante nocturno mueren, sólo queda un lodo que mata todo lo que toca (después de esto Eboshi es mordida perdiendo un brazo por la cabeza de Moro). Todo se convierte totalmente, de una lucha contra los animales, los cazadores son perseguidos por el lodo tanto como por San y Ashitaka. Una carrera contrarreloj esperando la salida del sol, momento en que morirá el espíritu). Pero al verse acorralados sólo pueden ceder la cabeza a San y Ashitaka, aunque con un precio que sorprendió a San y no importó a Ashitaka, la expansión de la marca del diablo. Aunque llegan tarde no se pudo hacer el cambio caminante-espíritu antes de que saliera el sol. El espíritu muere.
[editar] Conclusión

San y Ashitaka despiertan sin marca del demonio alguna, sólo rodeados de bellas montañas recubiertas de flores (representando el ciclo de la vida, en el cual los cuerpos alimentan la tierra). Ashitaka comunica a San que se dedicará a reconstruir una nueva ciudad, que siempre estará con ella, y ella se ira al bosque. Lady Eboshi decide lo mismo cerca de las ruinas de la ciudad, tanto las mujeres como los hombres de la ciudad sobreviven a la guerra, casi todos. El espíritu del bosque estará siempre allí, según Ashitaka, animando a vivir.

[img][/img]

Mi vecino Totoro

La película es un retrato de la vida rural japonesa en los años cincuenta. Un profesor universitario se traslada junto a sus dos hijas a una casa cerca de un bosque mientras su mujer se recupera de tuberculosis en un sanatorio rural. Sus hijas descubren la existencia de los "conejillos de polvo", de este modo aprenden que hay seres que no todos pueden ver, como los espíritus del bosque, solamente aquellos de corazón puro. Mei, de cuatro años de edad, resulta fascinada al encontrar dos pequeños espíritus y se determina a encontrar al rey del bosque, Totoro.



El castillo en el cielo

Una aeronave se desliza sobre un mar de nubes, en una noche de luna llena. Muska, un agente secreto del gobierno, acompaña a una joven llamada Sheeta. Repentinamente la nave es atacada por los piratas que, al igual que el gobierno, buscan el secreto de la piedra que Sheeta lleva alrededor del cuello. La piedra es la llave que abrirá las puertas de Lapuntu, una isla flotante en medio del cielo creada por una antigua civilización que hace mucho tiempo desapareció del planeta. Pazu, un joven muchacho, se hace amigo de Sheeta, la ayuda a escapar de sus perseguidores y juntos se disponen a resolver el misterio de la isla de Lapuntu. Cuando Sheeta y Pazu inician su viaje hacia la isla de Lapuntu, ponen en marcha una cadena de acontecimientos irreversibles. En este misterioso lugar encontrarán un tesoro mucho más grande que el poder de gobernar el mundo.



(La informacion es sacada de la Wikipedia)

Espero que os guste este aporte :)

________________________________________________



hello my friend!.
? Amor verdadero y eterno, soy tuya
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://elmandatodelarosa.foroactivo.com/
 

Peliculas de Hayao Miyazaki

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: Off-topic :: MANGA Y ANIME-